domingo, 30 de junio de 2019

¿Cuándo realizar una consulta Psicológica?


En referencia a la atención de jóvenes y adultos

Diferentes situaciones suscitan que una persona decida iniciar un tratamiento psicológico, especialmente ante situaciones que resultan desbordantes frente a las cuales se carece de recursos psíquicos y anímicos con los cuales dar respuesta y que generan confusión y angustia. 
Ante conflictivas familiares y conyugales, presiones laborales, crisis vitales como pérdidas, separaciones, nacimientos y cambios bruscos de rutinas, se conmueve el equilibrio de sostén psíquico y/o afectivo. En ocasiones especiales, o cuando además se agregan antecedentes de cierta fragilidad, esas situaciones pueden provocar alteraciones anímicas dignas de consulta. Asimismo, dicha alteración puede entrar en conexión con antiguos traumas o conflictos que no han tenido una resolución adecuada, produciendo ahora “soluciones” sintomáticas o propiciando la emergencia de trastornos psicológicos latentes.
En algunos casos, el estado de vulnerabilidad expone al cuerpo, que da las señales enfermando, o alterando ritmos vitales (del sueño, el apetito, volitivos) y, en otros casos, se manifiestan crisis y síntomas de angustia o ansiedad, entre otros. En cualquiera de estos casos, la indicación adecuada para atender la salud psicológica es el inicio de una terapia.

También se acude a la consulta a la hora de tomar decisiones o elecciones relevantes que pueden verse dificultadas por diversas razones. Arriesgar, poder elegir, ganar o perder, puede estar impedido por exigencias propias o ajenas, contextos sociales, mandatos familiares, estancamientos, abulias, etc. que complican la toma de decisión. Dicha dilación podría ocasionar trastornos futuros. En este sentido, la reflexión y el análisis de las situaciones y de la historia personal ayudan a despejar el enredo y favorecen el cambio de posición. 

La experiencia psicoterapéutica sirve para “abrir la cabeza” pero también para ligarnos al cuerpo, superar dicotomías, encontrar obstáculos neuróticos, destrabar y accionar, salir de la comodidad, mejorar los vínculos, ser libres y orientar el deseo o dejar que él nos oriente y, desde su rastro, imprimir marcas propias.

• ¿Cómo trabajamos desde La Causa en la atención individual? 

Ofrecemos atención sin demora de turnos con arancel institucional. Se acuerda una entrevista de admisión para escuchar el motivo de consulta y derivar al colega pertinente. No se pauta un tiempo límite de tratamiento de modo que cada caso particular puede ser abordado en forma adecuada, dando lugar a los interrogantes que propicien al análisis de los conflictos padecidos. Por otra parte, se proponen plazos acotados de trabajo para resolver urgencias o de acuerdo a la demanda recibida.
Ante una demanda de atención que desborda los servicios de psicopatología de nuestros hospitales públicos, ante la limitada cobertura de las obras sociales y lo oneroso de la atención privada, creemos aportar desde La Causa una opción intermedia, accesible e inmediata de acceso a la atención. 


Lic. Nora C. Spatola
Psicóloga UBA

lunes, 15 de abril de 2019

Temas de Crianza y Cuidados Cotidianos

¿Por qué es importante el vínculo madre/hijo en el comienzo de la vida?
El ser humano nace inmaduro y por ello dependiente de otro ser humano para poder sobrevivir. El bebé necesita ser alimentado, necesita que le pongan la teta (o mamadera) en la boca para que su reflejo de succión actúe. Pero además, no le basta con eso, también necesita afecto para sobrevivir, esto se ha comprobado en los casos conocidos como “hospitalismo” donde los bebés abandonados en hospitales mueren por la falta de alguien que los sostenga desde el contacto piel a piel, la mirada y/o la palabra. Así mismo, esto explica porqué se vuelve tan intenso y exclusivo el vínculo madre- hijo, ya que es a través del cuerpo de la mamá que el bebé encuentra alivio y amparo ante las tensiones vitales. En resumen, somos seres dependientes de la presencia de otra persona y de su amor. Por ello se destaca la importancia del vínculo en la etapa llamada primaria o primordial, en la que se establecen las bases para el desarrollo psíquico, físico y emocional.


Lic. Nora Spatola
Del cuadernillo "Temas de Crianza" de Asoc. Civil La Causa