viernes, 29 de octubre de 2021

Lapsus amoroso.

Foto: Positano, Italia, 2013. Nora Spatola
Una paciente llama angustiada pidiendo una sesión luego de que, en un momento íntimo e idílico, le dijera a su pareja palabras que no suele pronunciar con facilidad: "te amo muchísimo, Juan...", a lo que Pedro, ante el fallido, reaccionó confuso y molesto. El lapsus desnuda una verdad. Resultado: nueva tensión y conflicto en escena.

De acuerdo a su irrupción, el lapsus o acto fallido se entiende como una aparición involuntaria de un deseo no admitido, dando cuenta así de su impulso inconciente. En el Diccionario de Psicoanálisis de Laplanche y Pontalis leemos "...Freud demostró que los actos fallidos son, como los síntomas, formaciones de compromiso entre la intención consciente y lo reprimido".

Para esta paciente, por su biografía y situación personal, su fallido no quiere decir precisamente que en verdad ella ama a Juan, o que mantiene con Pedro una relación indeseada. Veamos por qué. En ella, estaba latente el recuerdo de Juan por haberlo mencionado recientemente en relación a eventos hostiles de cuando eran pareja. Él fue alguien con quien mantuvo una relación de peso, tuvieron un hijo juntos, pero no pudieron construir un lugar querido. Sus relatos denotan dolores no elaborados y, aunque siguen vinculados por temas referidos al hijo, no tienen siquiera la comunicación mínima necesaria, ni él asume la función paterna.

"¡Veníamos tan bien! ¿Cómo me salió ese nombre?" se cuestionaba, perpleja.
"Tan bien" que ni ella lo podía creer. El lapsus se presenta revelando que la vivencia amorosa es algo que no puede ser vivido sin escollos. Muestra el deseo y parte de una verdad: dada su historia, signada a partir de la hostilidad en el vínculo primario, reitera y expone la dificultad para que el amor ocupe el lugar suficiente. Este lapsus, como suele ocurrir, no muestra un deseo de forma literal, espera al próximo pujo para develarse. Tal vez, como se insinuó en otras sesiones, ella fantasea con tener otro hijo. O quizás, aún con sus tropiezos, evidencia sus ansias de que el vínculo funcione, de tener esa ilusión y engendrar un deseo.

Lic. Nora Spatola

 #psicoanalisis #psicoterapia #deseo #psicologia #consultasonline #presencial